Archive for the Críticas Category

El espíritu de Cortázar enriquecido

Posted in Críticas, Proyecciones on 11 noviembre, 2011 by Mentiras Piadosas

El filme argentino se estrenó el 11 de Septiembre en el Tower del Miami Dade College

Por Pilar Ayuso (El Nuevo Herald de Miami)

Paula Ransenberg

Mamá (Marilú Marini) está muy enferma y el médico ha recomendado no sobreexcitarla con malas noticias. Su hijo preferido, Pablo (Walter Quiroz), se ha ido a París a buscar un futuro como músico y el paso de los días y meses sin recibir noticias alarma a sus hermanos y tíos. Pero más les preocupa la salud de Mamá. Ante sus ojos tejen una cadena de invenciones, escribiéndole cartas supuestamente enviadas por el hijo ausente que narran su vida en París con el lujo de detalles propio de otra enfermedad llamada fantasía que padecen todos.

Esto es Mentiras piadosas, filme argentino que estrena el teatro Tower del Miami Dade College. Adaptación al cine del cuento de Julio Cortázar La salud de los enfermos, con elementos de otros textos del autor como Tía en dificultades y Casa tomada, este drama a cargo de Diego Sabanés cuenta la historia de una familia tradicional burguesa de mediados de siglo pasado, y se desarrolla casi íntegramente en los marcos de una casona familiar.

Por salvar a Mamá de una muerte que saben irremediable, los miembros de esta estirpe en decadencia se prohíben a sí mismos vivir sus propias vidas. Dominados por el influjo de una madre manipuladora, mezcla de tiranía y dulzura, caen en su propia urdimbre de ocultaciones y engaños de la que, contrariamente a Pablo, ni siquiera intentan escapar.

Mentiras piadosas no sólo lleva propio nombre, también propia voz, expresada a partir de un creativo libreto con un importante cambio generador de expectativa sobre el enigmático destino de Pablo –personaje que en el cuento muere al principio–, y la inclusión de nuevas líneas y conflictos que enriquecen la trama, sin violar el espíritu cortazariano del que han bebido otros renombrados cineastas como Antín, Antonioni, Chabrol, Godard.

Con una habilidad que sorprende en un debutante en el largometraje de ficción, Sabanés cuida minuciosamente cada elemento en la puesta, la elaboración de ambientes donde el claroscuro o el uso creativo del color definen la dramática de las escenas, y la afinada construcción de los personajes envueltos en una gama de sutilezas psicológicas.

Los actores proceden de las tablas, como Claudio Tolcachir y Paula Ransenberg, y son magníficos en sus roles, moviéndose e interactuando en este vicioso escenario donde se desarrolla la obra teatral de las vidas que ellos se han inventado.

Anuncios

Crítica de Le Cool (Madrid)

Posted in Críticas on 19 enero, 2011 by Mentiras Piadosas

Por Jana Álvarez

Claudio Tolcachir (foto: Diego Sabanés)

Un protagonista que no está, una ilusión que comienza con un viaje, una casa en la que la felicidad procede del exterior, de la mentira, de lo que no existe. Estos son los avatares de Mentiras piadosas, una película de Diego Sabanés que tiene el honor de contar con el director de teatro Claudio Tolcachir en su debut como actor en la gran pantalla.

Inspirada en La salud de los enfermos de Cortázar, es un poema visual de imágenes encadenadas que narran una historia. La vida se presenta como un retazo sutil para los personajes. El espectador se sume en la historia, se encierra en la casa y se une a la esperanza de los otros. La interpretación de los actores y su conexión visual te hace sentir uno más. Os animo a verla, os animo a sumergiros.

Sobre la Revista:

En palabras de su editor, “le cool es un boletín semanal gratuito que enviamos cada jueves con una selección de eventos culturales y de ocio que consideramos interesantes. Filtramos las mejores exposiciones, películas, conciertos, recitales, fiestas, sesiones y demás actividades inusuales, además de descubrir una cuidada selección de bares únicos, restaurantes y otros lugares que vale la pena visitar. El contenido de le cool es seleccionado porque creemos de verdad que merece la pena.

Además de la edición sobre Madrid, la revista tiene ediciones enfocadas en las ciudades de Barcelona, Budapest, Dublin, Istambul, Lisboa, Londres, Moscú, París y Viena. Puede visitarse aquí:
http://madrid.lecool.com/madrid/es/week

Una Tijera cortando un Ovillo de Lana

Posted in Críticas on 25 noviembre, 2010 by Mentiras Piadosas

Por Madreselva.

Claudia Cantero en una escena eliminada

Impecable film con guión y dirección de Diego Sabanés. Basado en el cuento de Cortázar “la salud de los enfermos”, el director aclara que es una versión libre, y está bueno, porque no es el cuento, son los cuentos de Cortázar… esos cuentos. Carta de mamá…, las referencias costumbristas y la poesía y el absurdo, y la cronopiez… como última y única salida… y la complicidad de los tíos, y las miradas siniestras, las mentiras sostenidas…la lucidez de los niños, siempre presentes y percibiendo todo…

Dan ganas de salir corriendo a la biblioteca y buscar el cuento, tan Cartas de Mamá, corriendo a buscar consuelo en Cortázar para retener las voces/escritas de Cortázar, y no hace falta y sí…

El ausente, siempre un ausente en estas familias, donde depositar lo siniestro, la imposibilidad de estar unos con otros, donde el ausente es el depositario del amor que nadie puede…

La oscuridad, el silencio, la trampa, donde hablar, era lo único que no se podía, sí, ruido de palabras, palabras mentirosas, la mentira de lo cotidiano, lo cotidiano sostenido en la mentira, de monstruos insoportables, y finalmente la muerte. La mentira como única verdad. Y construir la realidad que las cartas de mamá, destruían, como una tijera cortando un ovillo de lana… Una tijera cortando un ovillo de lana. Terrible…

La fuerza de la fantasía, imaginar al mundo fuera de esa monstruosa casa, que abrigaba a fuer de costumbres de lo cotidiano, tan celosamente ensamblado, con comidas, y horarios impecables…

Y sólo Cortázar te dice que se puede. Porque no te lo dice…

Una Familia y sus Fantasmas

Posted in Críticas, Proyecciones on 19 noviembre, 2010 by Mentiras Piadosas

El Viernes 12 de Noviembre se realizó en la Universidad de Alicante un encuentro sobre “Cine, Psicoanálisis y Transferencia”, dando inicio a una serie de proyecciones coordinadas por el Dr. Roque Hernández, que se extenderán en los próximos meses. El ciclo comenzó con el pase de “Mentiras Piadosas”, que continuó con una ponencia a cargo de la Dra. Pilar Pascual Zabalza, quien realizó la siguiente ponencia:

“Cuando abandonamos la sinceridad en pos del supuesto bienestar del otro, en el fondo sabemos perfectamente que, más temprano que tarde, la cadena de mentiras acabará por tragarnos sin remedio. A veces las ficciones encubren la realidad. Cortázar supo dar cuenta de esto y describió en su literatura de cuentos redes de secretos y entramados de medias verdades.

Cuando Pablo viaja a Paris para conquistar su destino, en Buenos Aires su familia, esperará en vano cartas que el hijo nunca escribió. Pero Mamá está enferma y hay que ocultárselo a cualquier precio. La familia de la película, es un conglomerado de mentiras, falsedades, ocultamientos, secretos, disimulos y disfraces. Engaños y traiciones de pareja, dobles matrimonios, enfermedades y deseos.

Las mentiras piadosas son una suerte de caparazón ortopédico que termina por enquistarse para siempre en la existencia de esta familia.

Si a Mamá se la aísla del dolor por el alejamiento del hijo, la misma Mamá entonces joven, oculta la vergüenza de un marido alcohólico y Don Juan y junto con la abuela ignoran a las amantes que por una u otra razón llegan a la casa.

El problema es que esas mentiras piadosas van recubriendo a la familia. Es  la vida de un grupo que terminan ellos mismos por creer la ficción y ocultar la realidad.

En la película aparecen identificaciones e idealizaciones. A la madre enferma no hay que molestarla, y es toda la familia la que entra en ese juego de ocultamiento.

Circula un fantasma. Si la abuela cae nunca volverá a levantarse, como la cucaracha, si cae viene la muerte. A la madre si se le dan malas noticias también puede caer, apareciendo nuevamente el fantasma de la muerte. Evitar la muerte es un imposible.

Transcurre la película alrededor de la enfermedad y lo real de la muerte tejiéndose una tela de araña con una serie de ficciones para poder sustraerse de ese imposible que se juega en cada uno de los personajes de la película.

Hay un punto de unión en el cine, el psicoanálisis y la transferencia. Hay presentación, representación y construcción de una ficción donde la representación sirve para construir algo y hacer pasar la angustia.

Freud planteó que ante una representación insoportable, el sujeto la reprime como un acto defensivo frente a lo insoportable de lo real y es la represión la que constituye el inconsciente. Esta defensa y represión neutralizan las pulsiones y la angustia.

La carta escrita para la madre del hijo ausente y por el hijo presente, es un significante que permitirá el juego de la negación, el ocultamiento y la evitación de un sufrimiento a la madre. La escritura testimonia un lugar y remite a un deseo. En lo escrito aparecen la mentira y la verdad.

En la película aparecen elementos como las llaves que simbolizan el duelo y cierran la puerta de la vida. Las manzanas metaforizan el deseo. En esta familia no se permite que aflore la agresividad, la rivalidad y lo pulsional, todo esta oculto y tapado. Se sabe pero no se habla, apareciendo los fantasmas.

La hermana renuncia a su vida y a la relación sexual. El hermano, a su objeto de deseo que es la mujer del hermano ausente. No se puede hablar del padre que es el sostén de la familia. La madre no tiene mas salida para existir que su enfermedad. Las ficciones que se crean dan el sostén a la vida de cada uno de los miembros de esa familia.

Debate posterior a la proyección

Vida y Juego

Posted in Críticas on 4 septiembre, 2010 by Mentiras Piadosas

por Israel Paredes Badía para Dirigido por… (España)

Elenco durante el rodaje en Buenos Aires (foto: Tobías Bruns)

(Fragmento)

Podría decirse que Sabanés ha sido capaz de absorber la esencia del relato para modificar claramente algunos elementos que le sirven para armar el resto de la película y así desarrollar de manera más amplia ciertas ideas que en el original literario estaban presentes aunque de forma soslayada, o bien introducir otras de su interés personal. (…)

De esta manera Sabanés va trazando todo un desarrollo creativo por parte de la familia, que es una auténtica narración (o creación) de una vida inexistente, perfeccionando en cada carta el estilo, la capacidad de fabulación, sobre todo por parte de Jorge (Claudio Tolcachir), quien se ocupa de ir escribiendo cada misiva que su hermano Pablo (Walter Quiroz) no envía.

Aunque Sabanés no niega en momento alguno la aparición del humorismo cortazariano, tampoco evita la tristeza del asunto, jugando en todo momento con un punto intermedio que, más o menos, es capaz de equilibrar. De eso modo son los personajes quienes, a través del mundo que van creando, conforman la narración de la película. (…)

Una película sobre la familia, sobre el miedo a dañar a alguien, sobre la viabilidad incluso de mentir para mantener todo en orden en una casa. Y sobre el poder de la imaginación y su capacidad para conformar algo que, aún sabiendo de su irrealidad, acabe siendo tan real como necesario para vivir, como muestra la película en su última y excelente secuencia.

Versión impresa del nº 400 de la revista.

Crítica de Variety (en inglés)

Posted in Críticas on 19 junio, 2010 by Mentiras Piadosas

By JONATHAN HOLLAND (Variety.com)

The web of fabrications woven by a bourgeois Argentinean family fearful of reality is the focus of “Made Up Memories,” an attractively understated, intriguing but unremittingly sober drama. As airless as the shadowy, rambling townhouse in which it’s wholly set, fastidiously crafted pic’s exploration of the impact of an absent son on his family keeps a tight grip on the situation’s emotional truth, but a little dramatic zip would have eased the intermittent longueurs. A strong calling card for tyro helmer Diego Sabanes, pic has played fests, with more likely to follow.

 
 

Pelaccini, Marini, Tolcachir y Ransenberg (foto: María Gowland)

 Wannabe musician Pablo (Walter Quiroz) leaves the home of his extended family in 1950s Buenos Aires in search of fame and fortune in Paris. On receiving no news from him, his brother Jorge (Claudio Tolcachir) decides to invent a successful Parisian life for Pablo for the benefit of their bedridden mother (Marilu Marini). In Julio Cortazar’s original story, it is quickly established that Pablo is in fact dead, but here the issue remains open.

The deceit involves the writing and sending of letters from Pablo; the sending of gifts, which later puts a strain on family finances; and even, at one crucial point, the placing of a phone call. The humor of the situation, like everything else about the pic, is contained, and takes on shades of melancholy over the last 30 minutes when the underlying theme — that the family members have themselves come to depend on their comforting fiction — comes to the surface.

Jorge runs the family hat-making business, which has fallen on hard times (another fact that has to be hidden from the mother), and eventually strikes up a tentative relationship with Pablo’s former g.f. Patricia (Veronica). Brief flashbacks open up some unpleasant family history, largely deriving from the immoral behavior of Pablo and Jorge’s father (Victor Laplace), over which the family is still in denial. Ultimately, though, their lives are rather dull, and some of that dullness spills over into the script itself.

The extensive cast does fine ensemble work, successfully communicating the caged-animal dynamic of people forced to spend too much time together and trying to make the best of it. Marini stands out as the tyrannical matriarch; gentle in tone but absolutely unbending in will, she is the source of most of the family’s unhappiness. Marini also plays interestingly with the idea that the mother is aware of the game they’re playing.

The house itself is full of dark, rich woods from which visuals take most of their coloring, and heightens the sense of a family that seems to be living in absolute, unhealthy isolation from the rest of the world. Score is delicate and often jazz-inflected.

Ficciones Verdaderas

Posted in Críticas on 2 junio, 2010 by Mentiras Piadosas

Por Liliana J. Guzman (Koiné). Fotos: María Gowland.

Claudio Tolcachir

En un nutrido y hermoso ensayo de juventud, F. Nietzsche afirmaba que las verdades son ficciones que hemos olvidado que lo son (Sobre verdad y mentira en sentido extramoral, 1873). De ello se deducía que las comunidades humanas tejían mentiras con las palabas, mentiras verdaderas, mentiras que definidas más allá del ámbito de lo moral, construían verdades o convenciones aceptadas socialmente para dar significado, interpretaciones, metáforas, sentidos a las experiencias que se ponían en juego en la trama de las palabras. Las verdades, dijo Nietzsche, son ilusiones, son mentiras que con el tiempo y el uso vamos olvidando lo que son, y las hacemos verdaderas. Las mentiras, esos juegos de palabras para telarañas de ilusiones verdaderas. Las verdades, esos juegos de palabras que juegan a la ficción para hacernos creer sentidos verdaderos en los sinsentidos ilusorios. Las palabras, “juegos de la imaginación, dijera un señor loco que nunca falta entre los cuerdos”, según escribiera Julio Cortázar.

Y sobre las palabras de Julio Cortázar, sobre esa rayuela de ilusiones, es que Diego Sabanés construye un laberinto encantador con su película Mentiras piadosas (2009). Tejida con un encanto singular, devoto y fiel al lenguaje visual de Julio Cortázar, la ópera prima de Diego Sabanés (rodada en San Luis) ofrece un retrato celebrativo de la poética cortaziana (que se suma al tren de celebraciones que cineastas como Michelangelo Antonioni o Fabian Bielinsky han hecho con la obra de Cortázar) con una representación muy plena en todas las imágenes recurrentes en el escritor: la casa de familia como una “casa tomada”, los viajes a París, las cartas a tía y a mamá y a los hijos viajeros, la familia ampliada, las ilusiones cotidianas, la música, los conejos, las clases, los negocios familiares, las inquietudes filosóficas, las preguntas por la verdad tras las apariencias de las mentiras, los engaños recurrentes, etc.

En efecto, Mentiras Piadosas no sólo que contiene muchísimos elementos de la poética y la literatura cortaziana, sino que además representa el juego de las palabras cuando entretejen ficciones que devienen en ilusiones verdaderas. Ilusiones que le dan sentido a la vida. Ilusiones que hacen posible demorar el letargo hacia la muerte de algunos en virtud del silencio sobre desapariciones de otros. ¿Qué juego hacen las palabras en la obra de Sabanés? Todos los juegos con los que sus personajes, interpretando, reconstruyendo y deconstruyendo el cuento La salud de los enfermos (Todos los fuegos el fuego, 1966) le dan vida a una película cuya trama consiste en crear un paréntesis del tiempo para que el camino hacia las muertes anunciadas sea, de alguna manera, velado y atenuado. En ese paréntesis, los miembros de una familia renuevan la memoria y viajan discontinuamente hacia algunos flashback del pasado. Y entretanto, todos amortiguan el paso del tiempo hacia la muerte con ficciones verdaderas: con mentiras piadosas para que la muerte anunciada no venga con estrépito, con mentiras verdaderas para que la vida continúe habitando en castillos de ficciones por las cuales la vida toma sentido y color, aunque sean ¿… mentiras?

Paula Ransenberg

 
Pero no sólo la muerte es el problema que merodea entre el castillo de naipes que erigen los protagonistas de esta película de Sabanés. También el amor y el exilio son las otras dos inquietudes de Mentiras Piadosas. El amor como la cara de esa moneda que también, como el lenguaje, contrapesa la cercanía de la muerte. Y el exilio como esa odisea misteriosa por la cual alguien salió del hogar y se emprendió en un viaje incierto hacia otra parte. No importa dónde, viaja sin rumbo… quizás para encontrarse a sí mismo, quizás para olvidar esta vida de apariencias, quizás para comenzar una nueva vida de apariencias, y de apariencias sobre las apariencias. A su vez, las ilusiones de amor hacen olvidar a los personajes que de ilusiones también se vive: las ilusiones de amor reúnen y dispersan los fragmentos de cada yo reflejado en la mirada del otro. ¿Quién soy yo, sino ese amor herido que no puede olvidar los amores pasados y que no se entrega a vivir los amores presentes? ¿Quién soy yo, sino esa vida que va camino de su muerte y que necesita olvidar ese tránsito en otro tránsito ilusorio que alivie la angustia y el dolor de estar vivo?

Con la poética típica de las palabras tipeadas a máquina de escribir, con el universo simbólico de Cortázar, con la austeridad que abre la imaginación cuando se pone a rodar para construir una película reconstruyendo textos literarios, con todo eso y en una historia maravillosa y humana, demasiado humana, Mentiras Piadosas es una obra que abre mucho más que la posibilidad a varios festivales internacionales de cine (y palmas desde ya, en augurio de sus posibilidades), es mucho más que una lectura de Cortázar, es mucho más que el retrato viviente de una casa tomada. Mentiras Piadosas es ese mismo juego de las palabras que mienten con ficciones, que construyen verdades, que nos entrampan en bellos laberintos de palabras y angustiados castillos en el aire para recordarnos que los sueños, la imaginación, las ficciones, las vías de fuga en el amor y el exilio del tiempo y de la muerte no son delirios ni locura, son el pan nuestro de cada día y, quizás también, la puerta abierta a infinitas rayuelas y telarañas oníricas de las palabras, para seguir viviendo.