El espíritu de Cortázar enriquecido

El filme argentino se estrenó el 11 de Septiembre en el Tower del Miami Dade College

Por Pilar Ayuso (El Nuevo Herald de Miami)

Paula Ransenberg

Mamá (Marilú Marini) está muy enferma y el médico ha recomendado no sobreexcitarla con malas noticias. Su hijo preferido, Pablo (Walter Quiroz), se ha ido a París a buscar un futuro como músico y el paso de los días y meses sin recibir noticias alarma a sus hermanos y tíos. Pero más les preocupa la salud de Mamá. Ante sus ojos tejen una cadena de invenciones, escribiéndole cartas supuestamente enviadas por el hijo ausente que narran su vida en París con el lujo de detalles propio de otra enfermedad llamada fantasía que padecen todos.

Esto es Mentiras piadosas, filme argentino que estrena el teatro Tower del Miami Dade College. Adaptación al cine del cuento de Julio Cortázar La salud de los enfermos, con elementos de otros textos del autor como Tía en dificultades y Casa tomada, este drama a cargo de Diego Sabanés cuenta la historia de una familia tradicional burguesa de mediados de siglo pasado, y se desarrolla casi íntegramente en los marcos de una casona familiar.

Por salvar a Mamá de una muerte que saben irremediable, los miembros de esta estirpe en decadencia se prohíben a sí mismos vivir sus propias vidas. Dominados por el influjo de una madre manipuladora, mezcla de tiranía y dulzura, caen en su propia urdimbre de ocultaciones y engaños de la que, contrariamente a Pablo, ni siquiera intentan escapar.

Mentiras piadosas no sólo lleva propio nombre, también propia voz, expresada a partir de un creativo libreto con un importante cambio generador de expectativa sobre el enigmático destino de Pablo –personaje que en el cuento muere al principio–, y la inclusión de nuevas líneas y conflictos que enriquecen la trama, sin violar el espíritu cortazariano del que han bebido otros renombrados cineastas como Antín, Antonioni, Chabrol, Godard.

Con una habilidad que sorprende en un debutante en el largometraje de ficción, Sabanés cuida minuciosamente cada elemento en la puesta, la elaboración de ambientes donde el claroscuro o el uso creativo del color definen la dramática de las escenas, y la afinada construcción de los personajes envueltos en una gama de sutilezas psicológicas.

Los actores proceden de las tablas, como Claudio Tolcachir y Paula Ransenberg, y son magníficos en sus roles, moviéndose e interactuando en este vicioso escenario donde se desarrolla la obra teatral de las vidas que ellos se han inventado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: