Archivo para septiembre, 2010

En Timbre 4

Posted in Proyecciones on 21 septiembre, 2010 by Mentiras Piadosas

Paula Ransenberg y Claudio Tolcachir, en una escena eliminada

El miércoles 22 de Septiembre tuvo lugar una proyección especial de “Mentiras Piadosas” en el Bar y Fonda de Timbre 4, la sala de teatro de Claudio Tolcachir en Boedo (Buenos Aires).  La proyección contó con la presencia de una de sus protagonistas, Paula Ransenberg, y con varios actores y amigos invitados. De esta manera se cerró un círculo, ya que los ensayos de la película había comenzado, tres años atrás, en la misma sala.

Paula Ransenberg junto a Adriam Fernández, Ale Botto, Pablo Kovacz y más amigos.

La nueva sala sobre la calle México, que se suma a la sala del mismo nombre sobre la calle Boedo, abrió sus puertas hace dos meses, con funciones de “La Omisión de la Familia Coleman” en su quinto año en cartel. Para más detalles sobre la programación visitar la web oficial.

Anuncios

Vida y Juego

Posted in Críticas on 4 septiembre, 2010 by Mentiras Piadosas

por Israel Paredes Badía para Dirigido por… (España)

Elenco durante el rodaje en Buenos Aires (foto: Tobías Bruns)

(Fragmento)

Podría decirse que Sabanés ha sido capaz de absorber la esencia del relato para modificar claramente algunos elementos que le sirven para armar el resto de la película y así desarrollar de manera más amplia ciertas ideas que en el original literario estaban presentes aunque de forma soslayada, o bien introducir otras de su interés personal. (…)

De esta manera Sabanés va trazando todo un desarrollo creativo por parte de la familia, que es una auténtica narración (o creación) de una vida inexistente, perfeccionando en cada carta el estilo, la capacidad de fabulación, sobre todo por parte de Jorge (Claudio Tolcachir), quien se ocupa de ir escribiendo cada misiva que su hermano Pablo (Walter Quiroz) no envía.

Aunque Sabanés no niega en momento alguno la aparición del humorismo cortazariano, tampoco evita la tristeza del asunto, jugando en todo momento con un punto intermedio que, más o menos, es capaz de equilibrar. De eso modo son los personajes quienes, a través del mundo que van creando, conforman la narración de la película. (…)

Una película sobre la familia, sobre el miedo a dañar a alguien, sobre la viabilidad incluso de mentir para mantener todo en orden en una casa. Y sobre el poder de la imaginación y su capacidad para conformar algo que, aún sabiendo de su irrealidad, acabe siendo tan real como necesario para vivir, como muestra la película en su última y excelente secuencia.

Versión impresa del nº 400 de la revista.