“Cuando termina la película te das cuenta que te acompañó Cortázar”

Walter Quiroz, protagonista de “Mentiras piadosas”, dijo que uno de los ejes es el desarraigo. La película, que se estrena mañana, tiene como punto de partida el relato “La salud de los enfermos”.

Entrevista del diario La Capital de Rosario.

Walter Quiróz

Walter Quiróz

“Se me hizo un vicio”, aseguró Walter Quiroz sobre su trabajo en “Mentiras piadosas”, el filme que tiene como punto de partida el cuento “La salud de los enfermos” de Julio Cortázar, que se estrena mañana en los cines rosarinos. Bajo la dirección de Diego Sabanés, el actor interpreta a Pablo, el hijo preferido del personaje a cargo de Marilú Marini. Pablo viaja a Francia para trabajar como violinista y su ausencia genera una catástrofe doméstica que obliga a la familia a montar un simulacro que desdibuja los límites entre verdad y ficción.

—¿Qué te interesó de tu personaje que te trajo de regreso al cine?

—En principio me encanta la película. La hice con todo el amor del mundo, le pusimos mucha pila y mucha energía. Lo primordial es que tiene que ver con ese cuento de Cortázar y su misterio. Aunque mi personaje no está todo el tiempo en pantalla acompañé en todo momento el rodaje porque una vez que entré a ese mundo que proponía Diego Sabanés, y que antes propuso Julio Cortázar, no me pude desprender, se me hizo un vicio.

—¿Cómo fue el trabajo con el equipo?

—Bárbaro, con un grupo de actores excelentes, y además no me quería perder la suerte de estar al lado de Marilú Marini porque es una actriz de lujo. No me imagino a otra actriz haciendo ese personaje. En una ocasión la escuchaba hablar de este cuento, del desarraigo y del exilio y a mi se hizo claro porqué ella estaba ahí y la película tiene que ver con todo eso.

—¿La película refleja el universo singular de Cortázar?

—Logra mostrar ese mundo de una forma nada pretensiosa. Desde mi punto de vista celebro que lo haya logrado porque es un director que le puso mucho tiempo de su vida, una inversión emocional muy grande.

—¿Qué dificultad supone llevar al cine un personaje originado en la literatura?

—Fácil no es. Yo hice “El impostor” con Marilú Marini, sobre un cuento de Silvina Ocampo y guión de María Luisa Bemberg y salió muy bien. La adaptación de un cuento es muy difícil, pero a veces se logra con más o con menos gracia. En este caso creo que está muy bien. Es una adaptación muy libre pero que logra esa atmósfera de Cortázar. Cuando termina la película te das cuenta que Cortázar te acompañó, que estuviste cerca de su cabeza. Y eso es un mérito que sin dudas es de Diego.

—Seguís con la gira de “En la cama” y acabás de participar en “Los exitosos Pells”. ¿Volvés con regularidad a la televisión porque creés que es necesaria para un actor?

—De alguna forma lo necesitás, pero no me importa si en el cine, en el teatro o la televisión. Lo que sí me importa es el contacto directo con la gente porque uno trabaja para eso. Lo importante es llegar y comunicar, como sea y donde sea, hacer contacto es lo importante porque un actor gana cuando más puntos de identificación tiene con el público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: